lunes, 3 de octubre de 2011


22 de Septiembre FBC
Un siglo en la historia

A 110 años de la fundación

1906 - 3 de octubre - 2016

              Síntesis del libro 22 de Septiembre F.B.C. Un siglo en la historia con la recopilación de documentos de la trayectoria de la entidad deportiva más prestigiosa de la ciudad de Encarnación preparado por Julio Sotelo González.
              La presentación de la historia con documentos y testimonios de aquellos que hicieron parte de la rica historia del Club, decano del fútbol encarnaceno.

Nace en la ciudad de Encarnación
el primer club deportivo, social y cultural

Recopilar 100 años de existencia de cualquier institución requiere de una férrea voluntad de investigar, y realizar una selección que siempre es dolorosa por las exclusiones que pueden haber: porque elegir es descartar.
Aún así, a pedido de algunos destacados y meritorios dirigentes que desean dejar como legado perenne la rica historia de la segunda institución deportiva fundada en el interior de nuestro país, el 22 de Septiembre Foot-Ball Club, con paciencia de un historiador, con disciplina y vocación de docente, me propuse elaborar este capítulo que es complementarios de los anteriores, con la seriedad y responsabilidad de su contenido, que ha sido minuciosamente seleccionado con la valiosa colaboración de muchas personas que pasaron por la entidad decana del fútbol encarnaceno.
Al hacer mi honesta declaración de que no tengo ningún interés particular, partidista o social, me he adentrado a hurgar los cien años de historia del 22 de Septiembre F.B.C., teniendo como propósito establecer como punto de partida el inicio de la práctica del fútbol en nuestra ciudad que dio origen a la institución y recrear las distintas actividades de los hombres y las mujeres en torno al club,  de modo que este trabajo se convierta en un desafío a la desmemoria colectiva de Encarnación, que sin lugar a dudas será motivo para la controversia.
Como artista plástico que soy, quiero que estas pinceladas de recuerdos que gravo en estas páginas, sean un ejercicio de la memoria, una visión criteriosa de los acontecimientos que protagonizaron nuestros mayores, para vernos hacía atrás y reflejarnos en ellos para combatir el mal del olvido y mirar con optimismo el futuro.
El esfuerzo que he puesto en esta producción, puedo decir, es una de las más difíciles tareas que me he propuesto hacer. Confieso que he tratado de conseguir afanosamente el total de nombres y hombres para perpetuar en estas páginas, como hubiera querido que sea. No fue posible por la falta de colaboración de algunos, por eso no están todos: hay ausencias que me apenan.
Muchos protagonistas de esta historia han quedado relegados al olvido en archivos familiares celosamente guardados bajo llaves invisibles del afecto y la veneración; algunos se han extinguidos en publicaciones desaparecidas, y otros que no me fue posible encontrar en la afanosa exploración en libros, diarios, revistas, folletos y testimonios entrecortados o parciales de algunos memoriosos que pasaron por el club de los cien años.
 A pesar de las dificultades campea en el capítulo, una sana inquietud, una eufórica ansiedad por presentar a cuerpo gentil la realidad de la historia de esta institución, los acontecimientos y sus protagonistas que rodearon a su creación, crecimiento y fortalecimiento.
El 22 de Septiembre nació en la modestia de un origen sin opulencia, pero digno y fuerte como el curupay generoso que le dio su primera sombra. Y apoyado en esta fuerza moral, creció pagando tributo a su juventud, con sus arrebatos, sus sueños y sus primeros triunfos, hasta llegar a los 100 años, íntegro y grande, sin claudicaciones ni fatuas glorias.
Eran 17, la mayoría compañeros del antiguo Colegio Nacional, que reunidos a la sombra del añoso curupay de la actual Plaza de Armas, formaron aquellos días de setiembre de 1906 el primer equipo de fóbal como se lo denominó en aquel entonces, que con el correr del tiempo se transformaría en el 22 de Septiembre F.B.C.
Una semilla como idea. Fue el profesor de Cultura Física de los estudiantes del Colegio Nacional Fernando Villasboa, joven teniente del ejército, el que le interesó a estos jóvenes por la práctica del “Fóbal” recientemente introducido en el país  – una simple idea. Alguien del grupo lanzó la idea de crear una Entidad Deportiva y Cultural. Una semilla inicial teniendo en cuenta la necesidad de fomentar el deporte y la cultura.
La idea nació en tierra muy fértil y prendió en el alma de los encarnacenos y se concretó en la Asamblea realizada el 3 de octubre del año 1906. A partir de ahí, el 22 de Septiembre F.B.C. se desarrolló a través de una rica historia de triunfos deportivos, culturales y artísticos.
El 22 de Septiembre F.B.C. también tuvo sus largas noches sin estrellas, tal vez demasiado, pero la llama prendida por sus componentes, alumbró siempre el camino de todas las jornadas. 22 de Septiembre F.B.C. no es el mejor ni peor que los demás clubes, es distinto. Porque exigió siempre de sus hombres honestidad, hidalguía, sacrificio y abnegación. 
Ahora que cumplió sus 100 años, el compromiso es cuidar y transformar los frutos de esta institución que ha nacido de una simple idea para ser grande entre los grandes. Una institución que nació con la idea de los jóvenes y creció con el apoyo de toda la ciudadanía, se proyecta hoy con la idea de pujanza de sus socios hacia el futuro que esos fundadores soñaron.  No en vano pasaron 100 años, cuando pensamos que del sueño de aquellos 17 adolescentes, nació el 22 de Septiembre F.B.C.
Un siglo de tradición caballerescas y de contribución efectiva al progreso del deporte de tierra adentro, con una honrosa trayectoria y con fe indeclinable en su porvenir.Su emblema con los colores azul y blanco, siempre ondeó serena y desplegado en todos los vientos, a cuya sombra no caben la soberbia displicente del ser humano, ni la suficiencia de los que alardean de su egoísmo.

Así fue el comienzo

Una semilla como idea, el joven Teniente del Ejercito Fernando Villasboa (el que sería padre del que llegó a general de la Nación Motsuito Villasboa), quien era el profesor de Cultura Física de los jóvenes del Colegio Nacional, fue el que le interesó a estos por la práctica del “Fóbal” recientemente introducido en el país.  
Una simple idea. Alguien del grupo expresó el proyecto de crear una entidad deportiva social y cultural. Una semilla inicial ante la necesidad de fomentar el deporte y la cultura como una forma sana de distraer el tiempo de los jóvenes.
La idea nació en tierra muy fértil y prendió en el alma de los encarnacenos y se concretó en la Asamblea realizada el miércoles 3 de octubre del año 1906. A partir de ahí, el Club 22 de Setiembre se desarrolló a través de una rica historia de triunfos deportivos, culturales, sociales y artísticos.
Ahora que está cumpliendo sus 106 años, el compromiso es cuidar y transformar los frutos de esta institución que ha nacido de una simple idea para ser grande entre los grandes. Una institución que nació con la idea de los jóvenes y creció con el apoyo de toda la ciudadanía, se proyecta hoy con la idea de pujanza de sus socios hacia el futuro que esos fundadores soñaron.


EL ACTA FUNDACIONAL

Si bien es cierto, que no existe constancia escrita del acta de fundación del 22 de Septiembre F.B.C., porque desapareció sin que nadie supiese en que circunstancia, quizás por motivo de que el club, anduvo deambulando de casa en casa de los dirigentes  hasta el año 1954.  Ordinariamente, el domicilio del presidente de turno era la secretaría y sede de la institución.-
Pero según afirmaciones de los mismos familiares de Ángel Clérici, en cuya casa se realizó la asamblea de fundación el día miércoles 3 de octubre de 1906 presumiblemente el acta fundacional se redactó de la siguiente forma:
                        “…En la Villa Encarnación de Itapúa, República del Paraguay, a los tres días del mes de octubre del año Un Mil Novecientos Seis, siendo las 8:30 p.m., reunidos en asamblea, en el domicilio particular de la familia Clérici, los señores que son nombrados más abajo a objeto de constituir una entidad deportiva, social y cultural, quienes ponen en discusión los nombres, de los que debe elegirse uno para identificar a la Sociedad. De entre ellos se mencionan; Curupayty, Primavera y 22 de Septiembre. Luego de debatirse, queda resuelto por unanimidad de los asistentes, el de 22 de Septiembre F.B.C., como homenaje a la gesta más heroica del ejercito paraguayo durante la Guerra contra la Triple Alianza ocurrida el 22 de septiembre de 1866…”
* Establecer los colores Azul y blanco como emblema de  Identificación.-
* Elegir a Ángel Clérici presidente de la sociedad y como vicepresidente a Luís 
Irrazábal.-
Sin más resoluciones que adoptar, se levanta la asamblea siendo las 10:30 p.m.-
Firman:
   
                       Luís Irrazábal, Cipriano Codas, Lorenzo Eugenio Codas, Félix Cabrera,  Tiburcio Cabrera, Francisco Piris, Nicanor Piris, Ítalo Clérici, Ángel Clérici, Filiberto Mena, Alejandro Ojeda, David Ayala, Horacio Ayala, José De la Cruz Méndez, Martín Fariña, Alejandro Pérez, Manuel Brun y Felipe Kuri.

Las versiones sobre el paradero del acta de fundación

Siempre en base a los que contaban algunos sobrevivientes, cuyos relatos fueron recogidos y cotejados con los distintos acontecimientos ocurridos en la ciudad, publicados en periódicos, folletos, libros, cartas y otros elementos históricos, en los que mencionan como protagonistas a quienes han sido los fundadores, de los que se presume que la desaparición pudo haberse debido a tres acontecimientos:
·          Posiblemente haya desaparecido entre los años 1910 a 1914 tiempos de gran inestabilidad política que motivó una decadencia en la practica de este deporte, y el decano no escapó de esta situación.-
·          Otra versión afirma, según relato de algunos sobrevivientes de la tragedia del ciclón que azoló la Villa Baja en 1926, que el original del acta desapareció con algunas de las victimas, que presumiblemente haya sido con Ítalo Clérici quien fue secretario por muchos años, quien luego de la tragedia, siendo vicepresidente murió de una neumonía, el 5 de diciembre de 1926.-
·          Para otros que conocieron al señor Ángel Clérici, primer presidente de la institución, el acta fundacional se encontraba en su poder, que pudo haberse llevado en ocasión que un grupo de jóvenes de la Guardia Republicana, encabezado por Gregorio Noviski, asaltaron su casa en diciembre del año 1959, y que pudieron haber llevado, con otros documentos que le secuestraron a lo que fue la Delegación de Gobierno.-

Los primeros socios adherentes

Cuando el club quedó constituido, otros entusiastas encarnacenos se adhirieron inmediatamente a colaborar con la incipiente institución deportiva, como lo fue Emilio Romero Pereira, que luego de su retorno del exilio, ocurrido durante la revolución de 1904, se dedicó en la enseñanza y fue profesor, de sus hermanos Cayo y Tomás, en el Colegio Nacional quienes eran compañeros de los fundadores.
            Cayo Romero Pereira, que era simpatizante del Partido Colorado que fue desplazado del poder, no era del grupo de quienes crearon el club, porque estos eran partidarios de la triunfante revolución, pero aún así, con su hermano, Emilio y su cuñado Félix Génes, quien se casó con Isabel Romero Pereira, colaboraron para el fortalecimiento del club.
Además se sumaron con los iniciadores del club, los hermanos Martín y Cantalicio González Almada, éste era director de la escuela primaria. Luego los hermanos Abel y Tranquilino Muniagurria, José Fernández  y Félix Escobar, entre otros que posteriormente se adhirieron al 22 de Septiembre F.B.C.

Por qué los fundadores del 22 de Septiembre F.B.C. pudieron haber adoptado como emblema
los colores blanco y Azul para identificar al Club

Las versiones:

El por qué del Azul y Blanco para identificar al club 22 de Septiembre y el o los motivos que impulsaron a los fundadores para elegir los colores no es posible saber con exactitud por la razón de que el acta fundacional ha desaparecido, y solamente por versiones orales recogidas en distintas épocas se puede presumir su posible significado, deduciendo los resultados de hechos acontecidos en los años anteriores a la fundación.-
La primera versión: relatos recogidos por familiares y descendientes de los fundadores, quienes cuentan que la figura redonda, indudablemente simboliza a una pelota de fútbol y las cuatro franjas verticales iguales de color azul sobre fondo blanco que también forma franjas verticales iguales que las azules, serían en homenaje a los argentinos y uruguayos que llegaron a domiciliarse en la Villa Encarnación, posterior a la Guerra contra la Triple Alianza, cuyas banderas tienen colores celeste y blanco.-
Esta versión pudo haberse originado porque la ciudad de Encarnación se fundó en el lugar donde actualmente está la ciudad de Posadas, y el intercambios entre posadeños y Encarnacenos eran muy fluidos a finales de siglo XIX, que de esos intercambios entre ambas orillas dependían los habitantes. Es así que las atenciones médicas y educacionales al principio del año 1900 las hacían los Posadeños,
Las primeras familias uruguayas quienes se instalaron en esta ciudad, que  ayudaron mucho para el desarrollo de Encarnación, se destacaron, Uslenghi, Oliva, Grenno y los Robledo, más tarde los Viré y Oreggioni.-
Esto, para muchos pudo haber sido las razones para que en homenaje a estos países se hayan puestos los colores azul y blanco. Sin embargo esta versión no tiene consistencia, puesto que luego de la reorganización institucional del club en 1917 ya se cuentan con datos precisos y en las actas figuran como colores el Azul marino o azul oscuro y blanco, no celeste y blanco.-
La segunda versión, recogida también de relatos de hijos y familiares de los fundadores quienes afirman que los colores azul y blanco se han elegido, por el hecho que en 1904, dos años antes de la fundación del club, asume el poder el Partido Liberal, cuyo color emblemático es el azul y una estrella blanca. Además Adolfo Riquelme, quien era
uno de los dueños de “EL Diario”, y parte de los revolucionarios triunfantes, era liberal y fue por cuya iniciativa que se organizó y se fundó en el local del diario, la Liga Paraguaya de Fútbol, el 18 de junio de 1906, un poco menos de tres meses antes de la fundación de 22 de Septiembre F.B.C., ocurrida el miércoles 3 de octubre del mismo año.-
La fundamentación de quienes afirman esta versión dicen que los fundadores del club, como eran jóvenes estudiantes formados con un acendrado patriotismo e idealismo, que cuando tuvieron conocimiento de que en el país había estallado un movimiento revolucionario, el 4 de agosto de 1904, y la juventud estudiosa prácticamente corrió a enrolarse en los campamentos revolucionarios, para procurar el derrumbe de la situación de los generales, que databa del año 1874, que también motivó la participación de estos jóvenes del Colegio Nacional, que más tarde fueron quienes se convirtieron en los creadores de esta entidad deportiva.-
Fue aquel un alarde de civismo pocas veces visto en el país. Los universitarios y los estudiantes secundarios integraron las unidades militares del ejercito revolucionario, iniciándose un choque frontal con el gobierno, que se prolongó hasta el 12 de diciembre de 1904 y que precisamente terminó con la rendición de las tropas que defendían a la Villa Encarnación.-
En camino a la conquista de Villa Encarnación, en un enfrentamiento conocido como la batalla de Potrero oculto, murió el joven Sila Godoy, hijo del intelectual Juan Silvano Godoi, quien había sido fundador y jugador del Club Olimpia, que militó en las fuerzas insurrectas.-
Aunque fue una de las revoluciones históricamente más importantes de nuestro país, la de 1904 no significó grandes pérdidas materiales y humanas.-
Esta revolución  idealista, joven y romántica, se caracterizó, entre otros elementos, por el protagonismo de los jóvenes imbuidos de ideas románticas. La rebelión armada se presentaba como un camino inevitable para el acceso de una generación entera a posiciones decisivas.-
Cuentan que inclusive los hijos y parientes de los generales, como Meza Caballero, los Escobar y los Egusquiza, por ejemplo, abandonaron la causa de sus progenitores para hacer causa común con los hombres de la nueva generación que se levantaba como esperanza de la patria.-
El levantamiento ejerció una gran atracción en jóvenes que, en concordancia con el espíritu de la época, eran propenso al heroísmo y la entrega, por lo que pudo haber influido para homenajear a los revolucionarios adoptando los colores del Partido Liberal que asumía el poder.-
El 22 de septiembre es una fecha
que tiene un significado memorable

“….Curupayty es de hoy en adelante sinónimo de la más brillante gloria de la República….” Curupayty es la diadema más preciosa que ostenta la frente laureada de la
patria, de ayer en adelante ese nombre se registrará el primero en el catálogo de nuestras glorias, y será la palabra tremenda que arroja el escarnio y la derrota sobre los osados pretensos conquistadores de nuestro país…
…Ante la tumba del vencedor de Curupayty, General José Eduvigis Díaz, expresa el sentimiento de dolor de todo nuestro pueblo en estos términos: “….Cuando nuestra virtud flaquee, nuestra desconfianza desfallezca y nuestra esperanza desespera, lleguemos a inspirarnos a la tumba de éste héroe…”

Natalicio de María Talavera, primer poeta paraguayo fallecido a los 28 años el 11 de octubre de 1867 en el campamento de paso de patria.
                                                          

El 22 de setiembre, una fecha con
significado histórico memorable 

Antecedentes de la Batalla de Curupayty

Según los generales aliados, había llegado el momento de seguir las operaciones. Para ello, debían ser destruidas las fortificaciones de Curupayty que obstaculizaban el paso del río.
En agosto de 1866, llegó un gran refuerzo del ejército brasileño en la cercanía de Curupayty, con más de 15.000 hombres al mando del general barón Manuel de Porto Alegre.

El primer movimiento fue un desembarco en Las Palmas, con tropas provenientes de Itapirú al mando de Porto Alegre. Desde allí, el 3 de setiembre, por la mañana, la infantería atacó las trincheras de Curuzú que servían de vanguardia a Curupayty.
La posición era defendida por 2.500 hombres al mando del coronel Manuel Gíménez, el famoso Cala’a. La artillería estaba a cargo del mayor Lugo, a quien acompañaba los capitanes Domingo Antonio Ortíz (1832-1888) y Pedro Gill. La posición fue tomada por los aliados.
El Batallón número 10, que se había desbandado ante la embestida brasileña, fue diezmado por orden del Mariscal López, quien ordenó que se ejecuten uno de cada diez de sus hombres. Los demás fueron distribuidos en otras unidades. La escuadra, con ocho acorazados, comenzó a intercambiar fuego de artillería con los cañones de Curupayty  y, al mismo tiempo, la flota era hostigada con brulotes y torpedos. Uno de ellos alcanzó al Río de Janeiro, que se hundió rápidamente. El ejército aliado sumaba en ese momento 20.000 hombres: 10.500 brasileños y 9.500 argentinos, bajo el mando del general Mitre.
Francisco Solano López deseoso de poner término a la guerra con una solución decorosa para ambos beligerantes, pidió a Mitre una conferencia, la que se celebró el 12 de setiembre en Yatayty Corá. En ella el presidente paraguayo propuso la paz manifestándose dispuesto a todo género de sacrificios, con tal que la Alianza renunciara a hacer efectivas sus estipulaciones sobre límites. Pero no fue aceptada esta condición y las cosas quedaron en el mismo estado.
Los generales enemigos resolvieron acelerar las operaciones y el 22 de setiembre, fue asaltado por más de 18.000 aliados mandados en persona por el general Bartolomé Mitre. En Curupayty lo esperaban cinco mil hombres, al mando del general José Eduvigis Díaz, con 49 piezas de artillería, incluyendo cuatro cañones rayados, de los nueve tomados a los uruguayos en Tuyutí. La caballería estaba al mando de Bernardino Caballero. Además se disponía de dos baterías de coheteras. Mientras los ocho acorazados y las trece cañoneras de la escuadra brasileña lo bombardeaban furiosamente y Flores con la caballería lo atacaba por la retaguardia.
El ataque tuvo lugar en la mañana del 22 de setiembre, precedido de un bombardeo de la escuadra, sin causar daños importantes, aunque se calcula que fueron arrojadas 5.000 bombas. Al son del clarín, el asalto comenzó al mediodía, dividido en cuatro columnas: una contra la izquierda paraguaya, dos contra la derecha, a lo largo del margen del río. Desde el Chaco, otra columna disparaba sobre la fortificación.
El fuego era tan intenso que el polvo que levantaba los estallidos caía sobre el papel con el que el general Díaz escribía su parte al Mariscal. El coronel Charlone, italiano, cayó herido y pereció bajo el fuego de metralla mientras lo retiraban a la retaguardia. El coronel argentino Campos, también herido, fue ascendido allí mismo a general. También cayó en el combate Dominguito Sarmiento, hijo de Domingo Faustino Sarmiento.
El Batallón 12, que recorrió el campo de muerte, volvió vestido con uniforme argentino, relojes y libras esterlinas, porque los soldados habían recibidos recientemente su paga. Durante la batalla, una banda militar tocaba furiosamente La palomita. El general José Eduvigis Díaz, que recorría la línea a caballo, exigía a la banda tocar más enérgicamente cada vez más que le parecía que la música era apagada por el estallido de las bombas.
A las cuatro de la tarde, Mitre ordenó la retirada. López prohibió a Díaz perseguir al enemigo, pese al pedido de éste. Fue la victoria más contundente de toda la guerra, y tuvo la virtud de destrozar la moral aliada hasta al punto de que todo intento ofensivo fue paralizado durante 18 meses. Apenas se tomó a media docena de prisioneros, entre ellos a dos paraguayos de los que se habían rendido en Uruguayana y a quienes el general Díaz hizo ahorcar.
Sucesivas líneas aliadas fueron segadas por la artillería y no pudieron superar los obstáculos puestos a su paso por los paraguayos. Solo en el ala derecha paraguaya 5 soldados pudieron llegar al foso, pero cayeron en el intento. La batalla duró unas cuantas horas, pero sus efectos fueron terribles: 9.000 muertos y heridos. 5.000 hombres quedaron en poder de los paraguayos, 3.000 fusiles y gran cantidad de armas y trofeos costó a los aliados su derrota. Los paraguayos, entre muertos y heridos, perdieron 54 hombres.
Quedaron los enemigos tan profundamente abatidos con este desastre, que no osaron en mucho tiempo repetir sus ataques.                       
En un banquete ofrecido por el mariscal en honor al general José Eduvigis Díaz, aquel pronunció un discurso del que se conoce su terminación: “…Vuestro nombre, general, no morirá; vivirá eternamente en el corazón de nuestros conciudadanos..”
Curupayty es la diadema más preciosa que ostenta la frente laureada de la patria, de ayer en adelante ese nombre se registrará primero en el catálogo de nuestras glorias, y será la palabra tremenda que arroja el escarnio y la derrota sobre los osados conquistadores de nuestro país.
Durante la Guerra contra la Triple Alianza, la victoria más importante lograda por el ejército paraguayo fue la de Curupayty. Finalizada esta batalla victoriosa, el general José Eduvigis Díaz, quien ya gozaba de la confianza del Mcal. Francisco Solano López antes de la misma, “ordenó a las bandas que ejecutaran el Himno Nacional Paraguayo. Montó a caballo y recorrió una vez más las trincheras de punta a punta, bajo ¡vivas! de frenéticos millares de sus comandados al toque de atención de los clarines y los tambores”. Al ver aquel espectáculo, vestida con uniforme de soldado y totalmente emocionada, “La irlandesa Alicia Elisa Linch, salpicada de sangre caliente de guerreros y los camilleros que presenciaba…, no pudo contener sus lágrimas”.
El general Díaz era un guerrero tenaz, con extraordinario talento para la guerra y con gran carisma ante su tropa. Después de aquel 22 de setiembre de 1966 pasó a  ser, con sus 32 años, el militar de más prestigio de todo el ejército paraguayo. Gran cumplidor de los reglamentos, eso lo llevaba a respetar a López, pero sin temerlo, relata Jorge Rubiani en “La guerra de la Triple Alianza”.
Sobre esta memorable y heroica gesta del 22 de setiembre, Natalicio de María Talavera, primer poeta paraguayo, fallecido en el campamento de Paso de Patria a los 28 años, el 11 de octubre de 1867, escribió: “….Curupayty es de hoy en adelante sinónimo de la más brillante gloria de la República….”.

La inesperada muerte del héroe de Curupayty

Poco después del grandioso triunfo del ejercito paraguayo sobre las fuerzas aliadas, el Paraguay sufrió un revés imprevisto: la muerte del general José Eduvigis Díaz.
El 26 de enero del siguiente año, el general Díaz se embarcó en una canoa con otros soldados, con la intención de verificar la posición del enemigo y haciéndose pasar por pescadores, también lo acompañaba sargento Cuatí, perteneciente a la etnia payaguá.
El enemigo, percatado de esto, disparó un proyectil desde el acorazado más cercano, dando en el blanco en la canoa de Díaz, quien, herido en la pierna, es salvado por su ahijado Cuatí, conocido por su dotes de gran nadador. Este se echó al agua y llegó a tierra nadando, con el general a su espaldas.
El doctor cirujano Skiner debió amputarle la pierna, esfuerzo que no obtuvo el éxito esperado, ya que hubo una necesidad de una segunda operación. El 7 de febrero empeoró bruscamente y falleció, no sin antes despedirse del Mariscal.
El mentado cirujano le ofreció cloroformo como anestesia, pero Díaz lo rechazó, pidiéndole un cigarro a cambio. Una vez amputada la pierna, el general Díaz, original en todo, pidió que esta sea embalsamada y vestida con su bota. La infección fue, sin embargo, irreversible. López, con la señora Linch, lo visitaban diariamente. El 7 de febrero, sintiéndose morir, solicitó la presencia del Mariscal. Deseaba despedirse de su jefe, quien de esta forma, “sentado a los pies de la cama, presenciaba, visiblemente amargado, los últimos destellos de vida de su mejor amigo y general”. Era el 7 de febrero de 1867.
 “..Fue el general José Eduvigis Díaz – dice el coronel Arturo Bray – el soldado más afortunado de nuestra historia. Murió joven, en el mediodía de su gloria y prestigio; intachable su blasón de guerra, intacto y limpio el penacho de sus virtudes militares..”

Telegrama a López

Ya instalado en la carpa, el mismo Díaz redacta un telegrama informándole a López sobre lo sucedido y solicitándole la amputación de la pierna, que la tenía casi desprendida del cuerpo.
El Mariscal, enterado de la gravedad, le envía a uno de sus mejores cirujanos, el doctor Skiner, desde el Hospital de Paso Pucú, quien al llegar es ordenado por Díaz a que  “…corte sin temor ni  miramiento; todo lo que deseo es que termine pronto..”.

Cuando la capital se vistió de luto

Evocación de los días finales del general José Eduvigis Díaz, cuyos restos partieron de Paso Pucú para ser llevados a Asunción, donde una inmensa multitud desconsolada esperaba en el puerto.

Embarcados sus restos en Paso Pucú, se dirigieron rumbo a Asunción, donde una inmensa multitud desconsolada esperaba en el puerto. De ahí fueron trasladado sus restos a la Catedral de Asunción, para el responso correspondiente.
Terminada la ceremonia, el féretro fue trasladado al cementerio de la Recoleta y, a su paso por la estación del ferrocarril, que en ese momento era hospital de sangre, se pudo ver cómo los heridos pedían una muleta o alguna ayuda para acercarse a la ventana, arrastrándose a veces, a ver pasar los restos del gran héroe. Algunos pidieron que se detuviera el féretro para cuadrarse ante su gran jefe y, con lágrimas en los ojos, despedirlo con la última venia.
Unos días después fue ordenado el inventario de sus bienes. “El más grande general que tuvo el Ejército Paraguayo se fue a la tumba con lo puesto, más cinco piezas fraccionadas de oro y siete pesos moneda papel, algunas mudas de ropas blanca, y dos trajes usados de cachemir y pequeños efectos
Ante la tumba del vencedor de Curupayty, General José Eduvigis Díaz, expresa el sentimiento de dolor de todo nuestro pueblo en estos términos: “….Cuando nuestra virtud flaquee, nuestra desconfianza desfallezca y nuestra esperanza desespera, lleguemos a inspirarnos a la tumba de este héroe…”

El nacimiento de una pasión
en la Villa Encarnación: el fútbol

La historia de las instituciones deportivas en Encarnación se confunde con los orígenes del fútbol en nuestro país, con su expansión explosiva, aún con los años críticos se han fundados varios clubes al principio del año 1900.-
Recordar al club 22 de Septiembre, es también recordar a sus adversarios de los primeros tiempos, los otros equipos que ayudaron a consolidar el deporte más popular del país. En nuestra ciudad fue difícil para  todos.-
Algunos de esos equipos, como el Paraná Foot Ball Club, el Capitán Bado Foot Ball club y el Corrales Foot Ball Club que desaparecieron devorados por las revoluciones, otros por causa de la Guerra, algunos por desacuerdos con los gobiernos de turno o simplemente por hastío de sus dirigentes como el la Institución Social llamada “Unión Club Itapúa” que tuvo su origen por el desprendimiento de algunos de los dirigentes del club 22 de Septiembre quienes crearon esta entidad.-
La tradición oral relata que los jóvenes del Colegio Nacional en donde estudiaban, se reunían en la canchita que tenían a su disposición para la práctica de  Cultura Física. Este lugar al principio de la etapa en que los jesuitas lo utilizaron como parte del lugar donde asentaron como lugar de evangelización.-
 Posteriormente, dos siglos después, se convirtió en la plaza del cuartel, de donde el Prócer Fulgencio Yegros partió el 19 de mayo de 1811 a la capital para plegarse a los revolucionarios que dieron la independencia a la Nación Paraguaya. Este sitio en donde dieron inicio al juego del Foot –Ball, que luego fue la motivación para la fundación de esta institución con el correr de los tiempos la ciudad le otorgó otra función, como Centro Cívico, siendo la actual Plaza de Armas.-
Estos inquietos y audaces jóvenes, de entre 15 y 16 años, quienes desafiaron el pensamiento de la época y como una reacción a la fundación del Centro Social, entidad que nació para aglutinar a la selecta sociedad que conformaban las personas que tuvieran una conducta aceptada como la correcta.-
Practicar el fútbol era mal visto por estos mayores, pues era tosco, bruto y se ensuciaban en demasía aquellos que lo practicaban. Pero para ellos las actividades que promovían el Centro Social no eran atractivas, tampoco tuvieron cabida, pues era para mayores, por lo que el Fútbol era la posibilidad de recrearse sanamente y pasar el tiempo. Practicaban lo que más le gustaba: el fútbol y que del resultado de aquellos felices días es lo que hoy llamamos Club 22 de Septiembre, el famoso decano del fútbol encarnaceno.-

El primer equipo

Se hace necesario estampar en estas páginas los nombres de aquellos que salieron a defender por primera vez el nombre de la entidad, de aquellos jóvenes que formaron la base para el prestigio que goza en el presente el club de la casaca Azul y Blanco. El cuadro lo integraban en su mayoría, como es lógico, por miembros de la Comisión Directiva, más algunos cercanos colaboradores: David Ayala -Francisco Piris; Filiberto Mena; Martín Fariña - Ángel Clérici; Manuel Brun – Alejandro Pérez - Luís Irrazábal - David Ayala, José De la Cruz Méndez y Félix Cabrera. Ellos hicieron el club y en una época en que no se conocían sistemas ni tácticas especiales, impusieron la táctica eterna, la noble fórmula del triunfo: Jugar con el corazón.- 
Las primeras canchas donde practicaron el fútbol

Asentado en una secretaría, que como en todos los casos, se trataba del domicilio particular de uno de los socios fundadores, necesitaba la institución incipiente un lugar donde practicar el varonil deporte, no hacía mucho tiempo introducido en América y el Paraguay. Eligieron la que entonces era Plazoleta, cuya superficie estaba ocupada en su mitad por un mercado. Allí dio sus primeros pasos deportivos el “22 de Septiembre F.B.C.” dejando rienda suelta al entusiasmo juvenil de sus creadores.-
Los memoriosos que vivieron en la época, relatan que los estudiantes convertido en los directivos y jugadores, luego de la fundación de la novel entidad, se reunían en el patio de la usina eléctrica situada en la zona baja. Otras veces en un baldío situado al lado de lo que fue el Cine Imperial o cualquier espacio que permitiera su práctica. Y alrededor del año 1940, utilizaron para su práctica la cancha situada frente a la Basílica San Roque González, llamada 1º de mayo.-
Como puede notarse, cualquier lugar era bueno para la práctica del nuevo deporte introducido al país al principio del siglo XX: el Foot-Ball. Así es la historia de este deporte que en sus humildes comienzos no era muy bien visto por algunos sectores importantes de la sociedad.-
Un tanto pintoresco y hasta ridículos para el criterio actual, algunos encuentros disputados entre los equipos. Los primeros de estos se jugaban en la Plaza de Armas, y era realmente asombrosa la variedad de la indumentaria de los jugadores, que iba desde alpargatas de tela hasta sombreros de paja para resguardarse del sol.-
Así, aquel deporte que fue al principio pasatiempo de colegiales, iba a gozar pronto de un calor popular, que, desde entonces jamás conoció declinación.-

Las etapas desarrolladas  por el club

Al esplendor de su vida inicial, siguió posteriormente el período de su decadencia desde 1910 hasta 1914. En el año 1915 fue reorganizado para volver al escenario deportivo con su prestancia y sus tradiciones incólumes. Fueron principales gestores de este renacimiento las siguientes personas: Olivier Segovia; Julián Ferrás; Alejandro Ojeda; Hugo Castellano; Martín Martín; Emilio Bonet; Camilo Verón; Damián Sténico; Roberto Vega; Manuel Vega; Guillermo Díaz; Eusebio Gómez; Mauricio Pérez; Modesto Pérez y otros. Pasaron 5 años, para que fuera nuevamente reorganizado.-
Desde éste período, puede decirse que arranca la vida institucional ascendente del club, solamente interrumpida algunas veces por las contiendas civiles de nuestro país. Durante éste período, en Encarnación existían solamente tres clubes; El Paraná F.B.C., El Capitán Bado F.B.C. y el 22 de Septiembre F.B.C. y no se realizaban los campeonatos como los que se conocen actualmente. Los torneos eran competencia entre estos y clubes de los pueblos circunvecinos y de la ciudad de Posadas (R.A.) El fortalecimiento institucional del club 22 de Septiembre recién se da en el año 1917.-
No obstante, a pesar de la decadencia de la práctica del fútbol, los que integraban la sociedad siguieron aportando en el quehacer de la comunidad, cada cual en su ambiente, es decir que en el periodo comprendido entre 1906 y 1926 se destacan: la creación y funcionamiento de la escuelita del puerto (luego Escuela Argentina), en una casa de la familia Barthe, la fundación de la Liga Regional de Fútbol, en el domicilio de uno de los fundadores del club 22 de Septiembre, el Dr.  Cipriano Codas (h). Se aprueba la creación del “22 de Septiembre Lawn Tennis Club”.
Aparecen haciéndose socios activos o protectores los que serían los más grandes personajes en la historia de Encarnación, quienes aportaron muchos para el desarrollo; crean la Escuela Normal Nº 4, cuyos principales gestores fueron; el coronel Pedro Mendoza quien gestionó ante el gobierno su creación. Los terrenos para la edificación fueron donados por Don Pascual Bencivenga, Telmo Grenno y Juan Barthe.-
El club le acepta como socios a dos personas, que luego trascendieron; Obdulio Barthe quien fue integrante del equipo de fútbol de primera división, miembro de la Comisión Directiva y arbitro designado por el club se convirtió en el principal referente de las luchas sociales en el Paraguay y Hugo Wilhem Stroessner, padre del futuro dictador del Paraguay,  Alfredo Strossner.-
Se realizan las famosas veladas encabezada por la benemérita maestra Normal Clementina Irrazábal, actividad que se hacían para recaudar fondos.  Se crea el Centro del Comercio y la Industria, siendo su principal propiciador don Dalmiro Pagliera. Y se disputa el primer clásico del fútbol encarnaceno entre el Universal y el 22 de setiembre.-
Los jugadores de fútbol utilizaban camisetas mangas largas con cordones y usaban en la cabeza una gorra o boina. Entre los años 1.920 y 1926, el decano obtuvo seis títulos de campeón en forma consecutivas.-
Eran los tiempos del fútbol guapo desinteresado, sin medio de comunicación ni marketing, cuando este deporte representaba la religión de los hombres buenos y honestos. No se conocían los sobornos, el doping ni las planificaciones sofisticadas en los pizarrones y los técnicos no usaban los vídeos en donde descubren las falencias de los adversarios; solo imperaba el sano deseo de competir y pasar un buen momento, querer ganar o saber perder en la cancha.-
Desde el año 1927 hasta el año 1950, sigue siendo el fútbol el deporte popular por excelencia,  Se representaban obras teatrales, encuentros florales y llegan los artistas nacionales traídos por la institución para sus actuaciones.-
También debemos recordar con mucho orgullo y con unción de patriotismo que muchos de aquellos a jóvenes dejaron las canchitas y colgaron sus botines y empuñaron  las armas para defender a la patria en la Guerra por el Chaco, dejando de lado las charlas y encuentros entre amigos. Así también su entrañable y confortable lugar.-
Hacía los años 1951 y 1975 podría considerarse como los años de mayor esplendor del club. Se adquiere una propiedad en la  que se construye y se inaugura la sede social. Se crea una cancha de bochas. Se realiza el 4º Campeonato Nacional de Básquetbol. Se organiza el Primer Festival Folklórico Nacional. Se presentan en sus instalaciones los equipos de básquetbol venidos de los Estados Unidos de Norteamérica: Harlem Stark y Globe Trotter.-
Se presentan los más grandes artistas argentinos; Leo Dan, Palito Ortega, Sandro, Sergio Denis entre otros.-
Se realizan memorables encuentros pugilísticos y se práctica el boxeo. Nace un campeón Sudamericano, Kid Pascualito.-
Se organizan los grandes campeonatos nacionales de básquetbol y voleibol.-
El equipo de fútbol de primera división bate su propio record, obteniendo el título de Campeón de la Liga Encarnacena, por séptima vez, es decir el Heptacampeonato, inédito, si se quiere único en un equipo de fútbol.-
Inician la preparación de las representaciones de las mejores comparsas para los corsos encarnacenos. Se realizan las más grandes fiestas de carnaval. ..Inolvidables..!!! Por primera vez se implementa el uso de las plumas.-
Entre los años 1975 y el 2006 toca la cumbre y empieza su lenta decadencia hasta encontrar el nuevo sitio que significará el renacimiento de la Entidad decana del Fútbol Encarnaceno.-
Otros nombres importantes que dieron continuidad a la institución fueron; Juan Sténico; José A. Céspedes; Rómulo Decamilli; Ángel Uslenghi; Abrahán Yunis; Carlos Oliva; Emilio Arigós;  Juan y Telmo Grenno; Oscar Heisecke; Emilio Closs; Emilio Bado; Alejandro, Raúl, Telmo Viré; Aníbal Bado; Manuel y Abelardo Cuquejo; Domingo Bado; Eulalio y Carlos Isasi; Juan Balletbó; Juan, Jorge, Domingo y Obdulio Barthe.-
Además fueron grandes forjadores del club, Don Agapito Ortiz; Roberto Céspedes; Domingo Robledo; Fernando Oreggioni; Rómulo Fernández Decamilli; José Martínez; Ambrosio y Leandro Bertoni; Gilberto Giménez Rojas; Juan Aníbal Romero Ramos, Julián Cocco Perito y otros tantos nombres imposible de mencionarlos a todos.-

Sus glorias en el fútbol

La institución decana  del deporte encarnaceno, a lo largo de su azarosa vida, acompañada por el fervor de los viejos creadores y con la saludable inyección vitálica de los nuevos que sumaban sus energías, fue hilvanando triunfos jornada tras jornada,  alternando la emoción de la victoria con la contenida pena de la derrota, hasta llegar a conquistar treinta tres campeonatos y lo que es más importante, gozar de un merecido respeto.
Giras al extranjero, luchas de jerarquía nacional e internacional, aquí mismo en su suelo, llevaron su nombre más allá de las fronteras, como un premio merecido a quienes visionariamente lo habían creado, hace 100 años. Y haciendo fechas precisaremos que desde el año de su fundación obtuvo 7 torneos alternados hasta 1918, luego, del 20 al 26 en forma consecutiva, obtuvo seis títulos de campeón. En el 28 otro campeonato.
Recién el 1937 retorna a la senda gloriosa ocupando el primer puesto, que volverá a hacer suyo en el 38, 42, 46, 49, 51,  52, 57, 62, 66, 69, 70, 71, 72, 73, 74 y 75. Después de 25 años volvió a ser campeón en el 2000 y el último en el 2004.-
En la actualidad, sin estar a la altura de aquel primer equipo que cumpliera la brillante hazaña de ganar 6 campeonatos al hilo, o el decano de los años 50 que era invitado a jugar por todos lados, muchos de ellos en los países fronterizos cuyas presentaciones siempre  han sobresalido, acumulando trofeos por doquier.-
Pero el mayor logro de la Entidad Azul y Blanco es haber batido su propio record obteniendo el campeonato por siete años consecutivos su plantel sigue inspirando confianza a los partidarios y aunque sufre las consecuencias de una baja general en el fútbol encarnaceno, es la expresión más firme del deporte nuestro.-

Presidentes del club 22 de Septiembre

1906,  miércoles 3 de octubre, fue electo como el primer Presidente Ángel Clérici en cuyo domicilio se realizó la asamblea en la que se redactó el acta de fundación, acompañándole en su mandato como vicepresidente Luís Irrazabal, el que posteriormente llegó a convertirse en Coronel de la Nación y legendario comandante en la batalla de Nanawa durante la guerra por el Chaco. También formaron parte de esta directiva los señores: Manuel Brun; Filiberto Mena, José Fernández  y Cipriano Codas.-
Esta comisión Directiva logró hacer crecer y mantener la entidad deportiva hasta el año 1910, en que la institución entra en decadencia debido a la inestabilidad política y las constantes revoluciones o cuartelazos que imposibilitaron la práctica del Foot Ball y el equipo desapareció.-
                        Observación: durante éste período, existían solamente tres clubes; El Paraná F.B.C., El Capitán Bado F.B.C. y el 22 de setiembre F.B.C. y no se realizaban los campeonatos como los que se conocen actualmente. Los torneos eran competencia entre estos y clubes de los pueblos circunvecinos y de la ciudad de Posadas (R.A.)
1915, pasaron 5 años, para que fuera nuevamente reorganizado para volver al escenario deportivo con su prestancia y sus tradiciones incólumes, y fueron los principales gestores de este renacimiento las siguientes personas: Oliver Segovia; Julián Ferrás; Hugo Castellano; Martín Martín; Emilio Bonet; Camilo Verón; Damián Sténico; Roberto Vega; Manuel Vega; Guillermo Díaz; Eusebio Gómez; Mauricio Pérez; Modesto Pérez y otros cuyos nombres escapan a la memoria.-
El fortalecimiento institucional del club 22 de setiembre recién se da en el año 1917 y en los años sucesivos fueron eligiéndose los presidentes:
1917, Don Miguel C. Oliva.-
1918, Don Miguel C. Oliva.-
Este año el club ingresa a la recientemente creada Liga Regional de Foot Ball.-
1919, Don Ernesto Bray.-
1920, Don Ángel Uslenghi.-
1921, Don Emilio Marcos Arigós.-
1922, La revolución desactivó la práctica del Foot Ball.-
1923, Don Oscar Heisecke.-
1924, Don Oscar Heisecke.-
1925, Don Oscar Heisecke.- 
1926, Don Oscar Heisecke.-
1927, Don Oscar Heisecke.-
1928, Don Oscar Heisecke.- 
1929, Don Ángel Clérici.-
1930, Don Fernando Oreggioni.-
1931, Don Fernando Oreggioni.-
1932, Don Fernando Oreggioni es elegido para dirigir la Junta de Aprovisionamiento 
para la Guerra.-
1933, Guerra por el Chaco.-
1934, Guerra por el Chaco.-
1935, Guerra por el Chaco  -  Don Fernando Oreggioni.-
1936, Don Fernando Oreggioni.-
1937, Don José Martínez.-
1938, Don José Martínez.-
1939, Don Juan Grenno.-
1940, Don José Martínez.-
1941, Don Roberto Vega.-
1942, Don Fernando Oreggioni.-
1943, Don Juan B. Sténico.-
1944, Don Fernando Oreggioni.-
1945, Don Emilio Closs Camps.-
1946, Don Emilio Closs Camps.-
1947, Revolución. – Don Emilio Closs Camps.-
1948, Don José Martínez.-
1949, Don Juan B. Sténico.-
1950, Don José Martínez.-
1951, Don Rómulo Ignacio Fernández Decamilli.-
1952, Dr. Gilberto Jiménez Rojas.-
1953, Dr. Gilberto Jiménez Rojas.-
1954, Don Leandro Bertoni Brítez.-
Página 15
1955, Don Raúl Viré.-
1956, Don Juan B. Sténico.-
1957, Don Leandro Bertoni.-
1958, Don Julián Cocco Perito.-
1959, Don Julián Cocco Perito.-
1960, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1961, Don Domingo Robledo Valenzuela.
1962, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1963, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1964, Don Domingo Robledo Valenzuela.- (Ejerció su vicepresidente don Agapito 
Ortíz)
1965, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1966, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1967, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1968, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1969, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1970, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1971, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1972, Don Domingo Robledo Valenzuela.-
1973, Don Domingo Antonio Robledo Squef.-
1974, Don Domingo Antonio Robledo Squef.-
1975, Lic. María Esther Robledo Squef.-
1976, Lic. María Esther Robledo Squef.-
1977, Lic. María Esther Robledo Squef.-
1978, Don Gilberto “Papi” Silvero Basile.-
1979, Don Gilberto “Papi” Silvero Basile.-
1980, Don Gilberto “Papi” Silvero Basile.-
1981, Don Ricardo Nayib Yunis Rojas.-
1982, Don Agapito Ortiz Paiva.-
1983, Don Abrahán “Tutu” Bittar.-
1984, Arq. Cesar Ferreira.-
1985, Luis Osvaldo Cuquejo Cerdatti.-
1986, Don Toribio Segovia Vargas (interino).-
1987, Don Luís Osvaldo Cuquejo Cerdatti.-
1988, Don Luís Osvaldo Cuquejo Cerdatti.-
1989, Arq. Cesar Perrupato.-
1990, Arq. Cesar Perrupato.-
1991, Don Luís Osvaldo Cuquejo Cerdatti.-
1992, Don  Rubén Darío Ramírez Jacquet.-
1993, Don Rubén Darío Ramírez Jacquet.-
1994, Don Clemente Acosta (Vicepresidente en ejercicio de la presidencia).-
1995, Arq. José Marcial Caballero.-
1996, Arq. José Marcial Caballero.-
1997, Don Osvaldo Enciso Viré.-
1998, Don Osvaldo Enciso Viré.-
1999, Prof. Nery Ramón Jara Vera.-
2000, Prof. Nery Ramón Jara Vera.-
2001, Prof. Nery Ramón Jara Vera.-
2002, Prof. Nery Ramón Jara Vera.-
2003, Prof. Nery Ramón Jara Vera.-
2004, Prof. Nery Ramón Jara Vera.-
2005, Prof. Nery Ramón Jara Vera.-
2006, Prof. Nery Ramón Jara Vera.-
Página 16
Algunas de las reinas del club 22 de Septiembre, según pasaron los años.

                        *  1949 - “Niní” Regina Zoraida Abente Arigós
                        *  1950 - Margarita Bado Dávalos.-
                        *  1951 - Nelly Martínez.-
                        *  1952 - Nubia Adela Oreggioni Giusto.-
                        *  1953 - Neneca Sténico Loizaga.-
                        *  1954 - Rosalba Ramírez Silva.-
                        *  1957 - Alicia Eugenia Oreggioni Giusto.-
                        *  1958 - Elba Fernández  Alvarenga.-
                        *              Cristina Abadíe
                        *              Hilda María Fernández Zucolillo
                        *              Dolly Ester Zucolillo Suhurt
                        *  1964 - María Esther Robledo Squef.-
                        *  1973 - Alicia Graciela Campuzano.-
                        *  1974 - Carmen Nitschke.-
                        *  1975 - Susana Viré Ferreira
                        *  1976 - Juanita Bogado
                        *  1977 – María Catalina Hashimoto.-
                        *  1978 - María Angélica Goiburú.-
                        *  1979 - María Teresa Rivas Alborno.-
                        *  1980 - Miriam Segovia Vera.-
                        *  1984 – María Teresa “Mariza”  Mairhofer.-
                        *  1985 - Viviana Cuquejo.-
                        *  1986 - Kayoko Hashimoto.-
                        *  1987 - Ana María González Sarquis.-
                        *  1989 - Gladys Benítez Paniagua.-
                        *  1990 - Sonia Gauto.-
                        *  1992 - Natalia Verónica Enciso Florentín.-
                        *  1993 - Carolina Rienzzi Fernández
                        *  1995 - Noelia Julián Carísimo
                        *  1996 - Karla Analía Benítez Bado.-
                        *  1998 – Andrea Leticia Bado Gómez.-
                        *  1999 - Gabriela Andino Mairhofer.-
                        *  2000 – Lucy Michelle Veía Bogado.-
                        *  2001 - María Viviana Kojovich Müller.-
                        *  2002 - Jessica Adriana Miranda Lezcano.-
                        *  2003 - Giselle Viviana Kennedy Urbina.-
                        *  2004 - Nadia Gisele Joubert Sténico.-
                        *  2005 - Lucía Elizabeth Krug López.-
                        *  2006 – Brígida María Eugenia Bertoni Morel.-
                        ** Miss Centenario - Jazmina Ojeda Ibrahím.-
                                                                                                                
Los años en que el 22 de Septiembre F.B.C.
ha logrado títulos de campeón de fútbol


                        Desde su fundación el 3 de octubre del año 1906 hasta 1918 en que se crea la Liga Regional de Foot Ball el Club 22 de setiembre logró 7 campeonatos en forma alternada.-
                        Observación: durante éste período, existían solamente tres clubes; El Paraná F.B.C., El Capitán Bado F.B.C. y el 22 de setiembre F.B.C. y no se realizaban los campeonatos como los que se conocen actualmente. Los torneos eran competencia entre estos y clubes de los pueblos circunvecinos y de la ciudad de Posadas (R.A.)
Campeonatos logrados disputando ya con clubes afiliados a la Liga Regional de Foot Ball
1.919 -  Campeón - 8
1.920 -  Campeón - 9
1.921 -  Campeón - 10
1.922 -  La Revolución impidió la realización del campeonato de este año
1.923 - Campeón -11
1.924 - Campeón - 12
1.925 - Campeón -13
1.926 - Campeón – 14 - Este año debido a la catástrofe del ciclón que destruyó gran 
parte de la Villa Baja no concluyó el campeonato del año pero se decretó como  
campeón al 22 de Septiembre porque tenía el mayor puntaje en la competencia.-
1.927 – Campeón - 15
1.928 – Campeón - 16
1932, Guerra por el Chaco.-
1933, Guerra por el Chaco.-
1934, Guerra por el Chaco.-
1935, Guerra por el Chaco  - 
1.937 - Campeón - 17
1.938 - Campeón - 18
1.942 - Campeón - 19
1.946 - Campeón - 20
1.947 - La Revolución impidió la realización del campeonato de este año
1.949 – Campeón - 21
1.951 - Campeón - 22
1.952 - Campeón - 23
1.957 - Campeón - 24
1.962 – Campeón- 25
1.969 – Campeón - 26
1.970 - Campeón - 27
1.971 - Campeón - 28
1.972 - Campeón - 29
1.973 – Campeón - 30
1.974 - Campeón - 31
1.975 – Campeón - 32
2.000 - Campeón - 33
2.004 – Campeón - 34  
2011 - Campeón - 35
2012 - Campeón - 36

 

1 comentario:

  1. Que importante trabajo. Aplaudo esta publicación, hay tan poca información en internet sobre clubes del Paraguay. Y este artículo es muy completo en lo que al club 22 de Setiembre de Encarnación respecta.

    ResponderEliminar